martes, 3 de enero de 2012

Igual que el mar sólo  tiene el sabor de la sal,así  el Hombre sólo  debe tener el sabor de la autenticidad

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar